Chat with us in Facebook Messenger. Find out what's happening in the world as it unfolds.

Hector Barajas stand with his Mom Margarita Barajas during a press conference after a swear-in ceremony at the immigration office in Downtown San Diego, California on Friday, April 13, 2018.  
Barajas, a U.S. Army veteran, has been living in Tijuana  Mexico and seeking U.S residency after being deported Eight years ago. He is the first known deported veteran to be naturalized as a U.S. citizen due to his honorable wartime service. He has been living in Mexico the last eight years.
Hector Barajas stand with his Mom Margarita Barajas during a press conference after a swear-in ceremony at the immigration office in Downtown San Diego, California on Friday, April 13, 2018.  
Barajas, a U.S. Army veteran, has been living in Tijuana  Mexico and seeking U.S residency after being deported Eight years ago. He is the first known deported veteran to be naturalized as a U.S. citizen due to his honorable wartime service. He has been living in Mexico the last eight years.

    JUST WATCHED

    El veterano de guerra que una vez fue deportado logra su sueño

MUST WATCH

El veterano de guerra que una vez fue deportado logra su sueño

Héctor Barajas, el veterano del ejército de Estados Unidos que fue deportado a México en 2004, hoy finamente cumplió uno de sus sueños más anhelados: hacerse ciudadano estadounidense. Este mexicano de 41 años que fundó la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados —también conocida como "The Bunker"— en la ciudad fronteriza de Tijuana, recibió la ciudadanía tras una larga y complicada batalla legal para finalmente poder regresar a casa.

El veterano de guerra que una vez fue deportado logra su sueño

Héctor Barajas, el veterano del ejército de Estados Unidos que fue deportado a México en 2004, hoy finamente cumplió uno de sus sueños más anhelados: hacerse ciudadano estadounidense. Este mexicano de 41 años que fundó la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados —también conocida como "The Bunker"— en la ciudad fronteriza de Tijuana, recibió la ciudadanía tras una larga y complicada batalla legal para finalmente poder regresar a casa.