Banksy, el esquivo artista callejero