Travel

El mejor museo de autos del mundo

Published 5:18 PM ET, Tue October 7, 2014
Share
mulhouse motoring museum 14mulhouse motoring museum 14
1 of 12
Cité de l'Automobile en Mulhouse, Francia es conocida como el paraíso del Bugatti por una colección que incluye 122 modelos, que incluye este 57C de 1939. Geof Hiscock
The Cite de l'Automobile tiene más de 430 autos coleccionados por los hermanos Schumpf. Entre ellos se encuentra esta alineación de carreras Grand Prix dirigida por el Bugatti Tipo 251. Geoff Hiscock
El barón textil francés Fritz Schlumpf estaba obsesionado con los Bugatti. Su colección, ahora abierta al público, incluye este Bugatti 57S de 1936. Geoff Hiscock
Un Ferrari 250 LM de 1964 (izquierda) y un Ferrari 512 TR de 1993 se encuentran entre los vehículos en exhibición de la Cité de l'Automobile. El museo fue inaugurado en 1982. Geoff Hiscock
Este Mercedes-Benz 300 SL Gullwing de 1955 fue conducido personalmente por Fritz Schlumpf, obsesionado con el automovilismo. Geoff Hiscock
Una alineación clásica de autos deportivos de carreras de Ferrari, Mercedes-Benz y Gordini en la Cité de l'Automobile. Los hermanos Schlumpf empezaron a coleccionar sus autos en secreto y los guardaban en sus almacenes textiles. Geoff Hiscock
Diseñado por el arquitecto Paul Arzens en 1942, un auto de ciudad de aluminio y plexiglás conocido como "El huevo" es uno de los autos más inusuales de la colección. Geoff Hiscock
La colección Schlumpf se parece a un "quién es quién" del mundo automotriz e incluye este Alfa Romeo 8C 2900 A Pinin Farina Berlinett de 1936. Geoff Hiscock
- La colección de la Cite de l'Automobile marca el nacimiento del automovilismo de alto rendimiento con automotores como este Panhard Levassor & Phaeton Tonneau de 1894. Geoff Hiscock
Lamentablemente, no es el auténtico. Este Bugatti Royale Esders es una reconstrucción de 1990 del original. Geoff Hiscock
Este Bugatti Royale Coupe Napoleón de 1929 es uno de solo seis Royale producidos por Bugatti y podría valer millones de dólares. Era el auto personal de Ettore Bugatti. Geoff Hiscock
La obsesión de los hermanos Schlumpf con los Bugatti y otros autos deportivos los llevó a grandes deudas que produjeron la ruina de su empresa textil. Geoff Hiscock