Sueños cuantificados: la nueva frontera