El histrionismo del "Piojo" Herrera