Health

Mejor que nunca

Published 2:00 PM ET, Mon June 9, 2014
Share
03.2009 red carpet03.2009 red carpet
1 of 9
Akilah Monifa, directora de comunicaciones para una estación de televisión y radio en San Francisco asiste a un estreno en 2009. Como la anfitriona de un programa de relaciones públicas, pasa mucho tiempo en el centro de la atención, pero su peso la hacía sentir incómoda por cómo se veía frente a la cámara. Courtesy Akilah Monifa
Alrededor del año 2000, cuando Monifa participó en este recorrido por el SIDA, había engordado tanto que ya no se pesaba. "Estaba segura de que pesaba más de 180 kilos, pero dejé de pesarme cuando llegué a 175". Courtesy Akilah Monifa
Monifa había pensado acerca de la cirugía de derivación gástrica, pero sintió miedo al enterarse que una amiga había muerto luego de someterse al procedimiento. "No valía la pena perder mi vida, incluso si mi salud estaba en riesgo". Courtesy Akilah Monifa
Monifa tomaba medicamentos para la presión alta. También tenía una máquina para la apnea del sueño. Caminaba despacio, porque le dolían sus articulaciones y espalda baja. Con el tiempo decidió que valía la pena someterse a la cirugía para bajar de peso. Courtesy Akilah Monifa
Monifa estaba tratando de comer más saludable para prepararse para la cirugía, pero estaba nerviosa por asistir a la conferencia UNITY Journalists en 2012, donde sabía iban a haber muchas tentaciones. Sus amigos, como Karen Bailis a la izquierda, apoyaron sus esfuerzos y la ayudaron a no perder el rumbo. Courtesy Akilah Monifa
Mientras hacía cambios en su dieta antes de la cirugía, Monifa empezó a bajar de peso. Esta foto es de un mes antes de la operación. El día de la cirugía, pesaba 150 kilos. Courtesy Akilah Monifa
Hoy en día, Monifa celebra lo que llama las pequeñas victorias que no se miden con una pesa. Ahora, lleva la blusa por dentro, en lugar de dejarla fuera para esconder su tamaño. También usa blusas talla mediana. Courtesy Akilah Monifa
Ahora, con aproximadamente 100 kilos menos, ella siente una nueva clase de confianza. "Incluso camino diferente", dijo. Al principio, permanecía en casa para poder cuidar de su dieta, pero ahora se aventura a salir. Esta foto es de un día feliz en la cabina de la prensa en majo. Courtesy Akilah Monifa
Sus amigos la han apoyado por completo durante este proceso; incluso han creado mapas para caminatas. Esta foto fue tomada después de que completó una caminata de 15.000 pasos que incluye los inclinados peldaños en Coit Tower en San Francisco. Dice que se siente mejor que nunca. Courtesy Akilah Monifa