La atracción de la bomba atómica de Hiroshima, más popular que nunca