Travel

Las medusas se toman los océanos

Updated 3:42 PM ET, Mon February 10, 2014
Share
newday vo new species of jellyfish _00002619newday vo new species of jellyfish _00002619
1 of 12
Una medusa gigante de 1,5 metros recientemente apareció en una playa en Tasmania, una isla frente a la costa sudeste de Australia. Los científicos están trabajando a fin de clasificar a la nueva especie. Ingresa a la galería para ver más fotos de medusas alrededor del mundo.
Una ortiga de mar de la Costa Oeste nada en el complejo Aquarium of the Pacific en Long Beach, California. Las ortigas de mar son más comunes durante los meses de otoño e invierno en las costas de California y Oregón, y muchas pueden encontrarse desde México hasta Columbia Británica. Son conocidas por su distintiva umbrela de color café dorado, con un diámetro de hasta 30 centímetros. El contacto con sus tentáculos da lugar a una dolorosa picadura. GABRIEL BOUYS/AFP/Getty Images
Estas medusas psicodélicas son parte de una exhibición en el Acuario Bloo Zoo, en Pekín. "Las medusas se encuentran en todas las aguas marinas, de polo a polo y en todas las profundidades", dice la Dra. Lisa-Ann Gershwin, autora de "Stung! On Jellyfish Blooms and the Future of the Ocean". Variedades letales se encuentran a una latitud desde 40 grados norte a 40 grados sur. FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images
Estas medusas luna están iluminadas por luces de colores en el Acuario de Pekín, el más grande en China. También las llaman medusas "comunes". Se encuentran en todos los océanos del mundo, por lo que son una opción popular para los acuarios. MARK RALSTON/AFP/GettyImages
Un buzo sujeta un sensor a una gran medusa de Nomura por la costa de Komatsu en la provincia de Ishikawa, al norte de Japón. Grandes bancos de estas medusas gigantes, cuyos cuerpos van de uno a 1,5 metros de diámetro, se dirigen a las aguas japonesas en el otoño, y dañan las pesquerías de la costa. YOMIURI SHIMBUN/AFP/Getty Images
Una medusa melena de león nada cerca de las Islas Farne de Inglaterra. Esta especie es la mayor de todas las medusas, y también una de las más peligrosas, según dicen los científicos. Las medusas melena de león tienen gruesas masas de tentáculos colgando cubiertos de células hirientes llamadas nematocisto. Dan Kitwood/Getty Images
Una medusa de Papúa -o moteada- nada en un tanque en el Acuario Sunshine en Tokio. Según National Geographic, su veneno es leve y no representa amenaza a los seres humanos. YOSHIKAZU TSUNO/AFP/Getty Images
Aunque la mayoría de nosotros trata de evitar a las medusas en el mar, pocos discuten lo bien que se ven en un tanque bien iluminado. Estas ortigas de mar del Pacífico están en exhibición en el Acuario Shark Reef en el Mandalay Bay Resort and Casino, en Las Vegas. Ethan Miller/Getty Images
Impulsadas por la pesca en exceso y el cambio climático, la dramática proliferación de medusas en los océanos alrededor del mundo es una señal de que los ecosistemas están fuera de balance, advierten los expertos. Un gran número de medusas luminiscente venenosa (en la imagen), o Pelagia noctiluca, fue encontrado en la costa de Cataluña y Valencia en el verano de 2013. TARIK TINAZAY/AFP/Getty Images
Esta ortiga del mar del norte es parte de la exhibición de medusas añadida al acuario SeaLife en Timmendorfer, Alemania, anteriormente este año. Las ortigas de mar del norte, o chrysaora melanaster, normalmente se encuentran en las aguas del Pacífico Norte. JENS BUTTNER/AFP/Getty Images
"Sencillamente, a la mayoría de nosotros no nos gusta la idea de que nos pique algo viscoso", dice la Dra. Gershwin. "Por la baba y el dolor. Así que, más y más lugares alrededor del mundo que son afectados por los problemas con medusas están desarrollando sistemas de predicción, para que los turistas sepan dónde es seguro nadar". FRED TANNEAU/AFP/Getty Images
A pesar de ser más pequeña que la uña del dedo meñique, la irukandij produce un golpe más fuerte que la mayoría de especies de medusas. "Qué tan tóxicas son es sólo increíblemente aterrador e igualmente fascinante", dice la Dra. Gershwin, experta en medusas. "Aún el roce más ligero -ni siquiera lo sientes- y ¡bam! experimentas un dolor como nunca antes, tienes dificultad para respirar, no puedes mover tus extremidades, no puedes dejar de vomitar y tu presión va de aumento en aumento". courtesy Mike Leahy