World

Una terraza llena de aletas de tiburón

Updated 11:54 AM ET, Mon January 7, 2013
Share
1 of 8
El fotógrafo Gary Stokes de la Sociedad de Conservación Sea Shepherd recibió un aviso de una persona anónima el 1 de enero y tomó estas fotos de la azotea de un edificio en Hong Kong inundado de aletas de tiburón. courtesy Gary Stokes
La aleta de tiburón está prohibida en varios países, pero el comercio está floreciendo en Hong Kong, donde las aletas se utilizan para hacer sopa de aleta, plato considerado un prestigioso manjar, y en algunos tipos de medicina tradicional china. Hong Kong representa el 50% del comercio mundial de aletas de tiburón, según el WWF. courtesy Gary Stokes
La caza de aleta es fuertemente criticada debido a que la población mundial de tiburones es cada vez más escasa, y porque algunos pescadores cortan las aletas y luego arrojan el resto del tiburón de vuelta al agua, vivo o muerto. courtesy Gary Stokes
Las aletas de tiburón solían ser puestas a secar abiertamente sobre el nivel del suelo en Hong Kong, pero encontrar otro lugar para que se sequen -fuera de la vista del público- podría ser una manera para que los comerciantes de aletas de tiburón evitaran las críticas. courtesy Gary Stokes
Stokes dijo a CNN que los trabajadores fueron "sorprendidos" cuando los fotógrafos fueron al tejado el 1 de enero. courtesy Gary Stokes
"El gran problema es que las aletas de tiburón no son ilegales", dijo Stokes. Según el WWF, 181 especies de tiburones y afines fueron listadas como en peligro de extinción en 2010. courtesy Gary Stokes
La Sea Shepherd Conservation Society está esperando que la CITES, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, intervenga y proporcione una mejor protección a algunas especies de tiburones. courtesy Gary Stokes
Muchos restaurantes y hoteles de Hong Kong han optado por no servir sopa de aleta de tiburón, y el año pasado un Consejo de Estado chino dijo que están planeando prohibir la sopa que se sirve en los banquetes oficiales en China. courtesy Gary Stokes