Así lucirían los héroes y villanos en el siglo XVI