El mar de Aral, casi completamente seco