Un hombre convierte el Lego en obras de arte cargadas de emoción, pieza por pieza