El humilde camión de comida llega a Hollywood