¿El viaje más mortífero en América?