La ciudad del amor todavía es 'cool'