Un mirador no apto para cardiacos