¿Cómo diseñas un edificio cuando tu cliente es Dios?