Un dispositivo podría interpretar lo que piensan los perros