Un joven se habría tragado dos collares robados