Por órdenes del rey de Arabia Saudita, un hombre pierde más de 320 kilos