Hannibal, entre arte y vísceras