En la lente de Fuji, el fotógrafo de 3 años