Los coleccionistas de juguetes ya tienen su museo