QBEAK, ¿el carro del futuro?